Ir al contenido principal

SUPERMALDICIÓN

Una vieja leyenda urbana revivió: la supuesta Maldición de Superman



Hollywood está lleno de leyendas urbanas, siendo la maldición de Superman una de las más populares. Para quienes no están familiarizados con ella, la leyenda dicta que todo aquel que gane fama o dinero con Superman sufrirá una muerte trágica o un acontecimiento traumático o doloroso.

Verdad o mentira, lo cierto es que famosas estrellas de Hollywood, que en su momento estivieron ligadas al personaje del súper héroe, han sufrido desenlaces fatales. Aquí veremos algunos de ellos.

¿Verdad o mito? 

Mucho se ha hablado de esta maldición que ha seguido a los actores que han interpretado a Superman en cine y television, pero ¿De dónde viene todo esto? ¿Cómo nació esta supuesta maldición?

Cuenta la leyenda que Jerry Siegel y Joe Shuster, creadores de Superman fueron despojados del personaje y despedidos por la empresa que por aquel entonces publicaba el cómic. Por supuesto Siegel y Shuster demandaron a la editorial, pero al perder de forma turbia la demanda maldijeron a todo aquel que usara el traje de Superman.

George Reeves, víctima de una bala



George Reeves fue la primera víctima de las tragedias que perseguirían al Hombre de Acero. Reeves, que estelarizó la película Superman And The Mole Men (1951) y la serie de televisión Aventuras de Superman (1952-1958) fue encontrado muerto, con un disparo en la cabeza, en junio de 1959.

Aunque la policía citó el suicidio como la causa de su muerte hubo especulaciones en torno al suceso partiendo de la premisa de que ninguna de sus huellas se hallaron en el arma homicida así como del conocimiento de las constantes discusiones que sostenía con Tony Mannix, mujer con la que sostenía una relación sentimental y que estaba casada con Eddie Mannix, ejecutivo de los estudios MGM. Otros apuntan a la depresión que perseguía al actor que no conseguía sacudirse el personaje de Superman.

La trágica muerte de George Reeves dejó en el limbo cinematográfico a Superman hasta 1978, año en que regresó a las pantallas con un actor coincidentalmente con el mismo apellido: Christopher Reeves.

Christopher Reeves, el más querido Superman



El actor, considerado hasta ahora como el que mejor ha representado a Kal-El, consolidó una exitosa carrera en el cine que, además de permitirle filmar cuatro entregas del superhéroe, le valió para ser considerado para otros proyectos como Pide al tiempo que vuelva (1980) y La trampa de la muerte (1982).

El éxito parecía definir el futuro de Reeve que vio truncada su carrera cuando en 1995 tuvo un accidente mientras montaba a caballo. La caída lo volvió tetrapléjico. La imagen del Hombre de Acero en silla de ruedas y con dificultades para comunicarse dio la vuelta al mundo.


Cirugías y terapias se convirtieron en constantes en su vida aunque, al parecer, absorbió algo de la voluntad de Superman pues, en la medida de sus posibilidades, recuperó gran parte de su fortaleza. El daño lo mantuvo en una silla de ruedas aunque con la intención, incluso como voluntario, de promover y participar en estudios que reparasen la parálisis de la médula espinal. Las constantes infecciones que sufría terminaron con su vida en octubre de 2004, con 52 años de edad.

Más desgracias con el elenco

Algo similar vivió Richard Prior, quien participó en en la tercera entrega fílmica al lado Reeve, pues aunque no tuvo un accidente trágico sí sufrió una dolorosa muerte víctima de esclerosis múltiple en diciembre de 2005.

Aquella franquicia confirmaba a muchos la maldición que pesaba sobre el personaje pues Margot Kidder, quien dio vida a Luisa Lane en las cuatro entregas de los 80, tuvo un futuro desolador. La actriz, considerada una de las más exitosas de su generación, comenzó a sufrir problemas mentales. Primero, en 1996, fue reportado un caso de amnesia que la llevó a perderse por tres días hasta que la policía la encontró en el jardín de una casa en Glendale con el pelo cortado de forma dispareja, la ropa hecha jirones y algunos dientes menos.


Tras confirmar que no se encontraba bajo el influjo de ninguna droga las autoridades decidieron recluirla en un hospital psiquiátrico.

Al salir, Kidder sufrió un accidente automovilístico que le provocó fractura de pelvis y que, como consecuencia, no solo la dejó sin una fuente de trabajo, sino con deudas por el hospital.

Ni Marlon Brando se escapó

De aquel elenco multiestelar Marlon Brando fue otro que, indirectamente, pudo dar fe de la mala suerte que perseguía a los actores. Brando, que se consagró gracias a cintas como El Padrino o Apocalipsis Ahora, sufrió cuando en 1990 su hijo Christian asesinó a Dag Drollet, novio de su hermana Cheyenne. Pasó diez años en prisión.


Las coincidencias no terminaban ahí pues en 1995, el mismo año en que Reeve moría, Cheyenne, la hija de Brando, se suicidaba.

¿Coincidencia o maldición?

Así, con la serie de El Hombre de Acero, le toca el turno a Henry Caville para sembrar más dudas sobre la maldición o bien para confirmar que todo aquello no han sido más que sólo trágicas coincidencias. Por si acaso, el actor se ha adelantado a declarar que él no cree en maldiciones y menos en la de Superman. Pero como siempre la mejor opinión siempre será  la de usted, apreciado lector.


Entradas populares de este blog

Viaje al Fondo del Mar

Esta serie fue transmitida por la cadena ABC en Estados Unidos del 14 de septiembre de 1964 al 31 de marzo de 1968. Fue realizada por Irwin Allen en 1964 como secuela de la película del mismo nombre que produjo en 1961.

Los Locos Addams

La serie comenzó a transmitirse por la cadena televisiva ABC en los Estados Unidos el 18 de septiembre de 1964 y duraría 64 episodios -a lo largo de dos temporadas- hasta finalizar el 8 de abril de 1966. Era la competencia directa para la propuesta de la cadena rival, CBS, La Familia Monster. Curiosamente ambas series, La Familia Monster y Los Locos Addams arrancaron con una semana de diferencia y finalizaron con un mes también de diferencia.

Perdidos en el Espacio

Ésta es una de las series más recordadas de los años 60. Debutó en las pantallas el 15 de septiembre de 1965 por la cadena CBS y constituyó la primera fantasía espacial televisiva de la década. La primer temporada se rodó en blanco y negro y las dos siguientes en color. Con un total de 83 episodios, finalizó el 6 de marzo de 1968.