Ir al contenido principal

TITANES DEL PACÍFICO: Una batalla épica

La película cuenta cómo en un futuro próximo la humanidad se ve obligada a crear robots gigantes, pilotados por humanos con cerebros interconectados, para combatir a monstruos terroríficos salidos de las profundidades del Océano Pacífico.

Las potencias mundiales deciden abandonar los robots para invertir en un muro gigante pero dos pilotos (interpretados por el británico Charlie Hunnam y la japonesa Rinko Kikuchi) quieren demostrar que los robots siguen siendo el arma suprema.


Año 2013. El hombre jamás imaginó que tendría que enfrentar su posible extinción a manos de criaturas tan terroríficas como los ''Kaijus'', enormes bestias de aspecto infernal que vienen desde las profundidades del Océano Pacífico y desatan una sangrienta guerra contra la Humanidad. Millones de vidas se pierden en una lucha que se extiende por dos décadas de muerte y destrucción. San Francisco, Manila, Tokio, Sidney y Lima son algunas de las ciudades destrozadas por las bestias.


Pronto, los gobiernos de la Tierra comprenden que la lucha convencional no va a funcionar si se están enfrentando a un enemigo de esas dimensiones y resistencia. Es así como comienza la construcción de los ''Jaegers'', gigantescos robots de armamento pesado que son controlados por dos pilotos de forma simultánea, a través de un complejo sistema neuronal. Dos mentes para controlar a un gigantesco ser de metal. Un monstruo para combatir a otro.

Sin embargo, con todo y su portentosa arquitectura de batalla, los ''Jaegers'' no parecen ser la solución definitiva para detener a los Kaijus, cuya fuerza, tamaño y velocidad se vuelven cada vez más grande tras cada ataque. Las autoridades militares se juegan su última carta cuando le piden ayuda al ex piloto ''Raleigh Becket'' (Charlie Hunnam) y una aprendiz, la joven ''Mako Mori'' (Rinko Kikuchi), quienes conducen un Jaeger que, en apariencia obsoleto, podría ser la última esperanza de la Humanidad.

“Titanes del Pacífico”: combate futurista de monstruos y robots

El director mexicano Guillermo del Toro ha dado vida en el cine a las criaturas fantásticas de sus sueños en “Titanes del Pacífico”

Se trata de una superproducción de Hollywood que pone en escena el combate titánico entre robots gigantes y unos monstruos salidos de las profundidades del océano.


“Realmente para mí los monstruos son una adicción. Así como hay gente que le sale la sonrisa a los labios cuando oye hablar de cachorritos o de gatitos, a mí me sale la sonrisa a los labios cuando hablamos de monstruos. Es una película rica en creación de monstruos, rica en creación de robots que era una cosa que me obsesionaba desde niño”, declara Guillermo del Toro a la AFP.

En “Titanes del Pacífico”, el mexicano ha podido dar rienda suelta a su pasión por las criaturas sobrenaturales, con precedentes en “Cronos” (1993), “Mimic” (1997), “El Espinazo del Diablo” (2001) , los dos “Hellboy” (2004 y 2008) y su obra maestra “El laberinto del Fauno” (2006).


Esta larga experiencia como director de cine, que se añade a sólidos conocimientos como productor, ha sido especialmente útil para transitar por su primera producción hollywoodense, plagada de efectos especiales.

“Yo siempre he sido un cineasta que ha tenido una orientación técnica muy fuerte, que sea el maquillaje, la animación o los efectos ópticos. Entonces nunca me he perdido en el aspecto técnico de la película”, afirma. “Hacer una película de este tamaño, es antes que todo una cuestión de disciplina, de trabajo y de energía", acota.

A pesar de estar preparado, Guillermo del Toro se enfrentó a una aventura especialmente difícil. “Lo que fue titánico es coordinar toda la labor artística de la película, para que visualmente sea una película riquísima, que los colores, las texturas, las formas, todo contribuya a contar esta historia. Que lo artístico nunca se pierda en lo técnico”, afirma.

Como suele hacer, el director creó imágenes fuertes, como un robot colosal que se hunde en la playa o el monstruo que persigue a una niña calzada con unos zapatos rojos en las calles devastadas de una gran ciudad.


La habilidad de Guillermo del Toro reside en su capacidad para darle una cara humana y cotidiana al mundo que inventa, aunque sea en medio de combates extraordinarios. Así descubrimos a científicos excéntricos y obsesionados por el origen de las criaturas o a un traficante de restos de monstruos.

“Quería hacer una película muy coral, que no sea un solo héroe sino que cada uno de los personajes tuviera casi el mismo peso. Porque la película habla de la humanidad salvando a la humanidad. No es un país o una política que va a salvar el mundo. El elemento humano era súper importante para mí”.


Guillermo del Toro también rinde homenaje a las películas japonesas de “kaiju” (como Godzilla), que tanto disfrutó en su infancia. “Espero que la vaya a ver un publico joven, familiar, porque creo que sería hermosísimo que pudiéramos crear una nueva generación de amantes de este genero”.

Mientras asegura que “no hubo una parte del proceso que no he disfrutado”, del Toro piensa ahora en un proyecto más ligero. “Lo que quisiera mucho ahora es hacer algo rápido y cortito y que no cueste tanto para no perder eso”, dice.

FUENTE: AFP

Entradas populares de este blog

Viaje al Fondo del Mar

Esta serie fue transmitida por la cadena ABC en Estados Unidos del 14 de septiembre de 1964 al 31 de marzo de 1968. Fue realizada por Irwin Allen en 1964 como secuela de la película del mismo nombre que produjo en 1961.

Perdidos en el Espacio

Ésta es una de las series más recordadas de los años 60. Debutó en las pantallas el 15 de septiembre de 1965 por la cadena CBS y constituyó la primera fantasía espacial televisiva de la década. La primer temporada se rodó en blanco y negro y las dos siguientes en color. Con un total de 83 episodios, finalizó el 6 de marzo de 1968.

Los Locos Addams

La serie comenzó a transmitirse por la cadena televisiva ABC en los Estados Unidos el 18 de septiembre de 1964 y duraría 64 episodios -a lo largo de dos temporadas- hasta finalizar el 8 de abril de 1966. Era la competencia directa para la propuesta de la cadena rival, CBS, La Familia Monster. Curiosamente ambas series, La Familia Monster y Los Locos Addams arrancaron con una semana de diferencia y finalizaron con un mes también de diferencia.