Ir al contenido principal

Mr. Bean celebra 25 años de carcajadas con un desfile sobre el techo de su auto

Mr. Bean, el insólito personaje creado por el actor inglés Rowan Atkinson, cumple 25 años. Es momento de celebrar a este icono de la comedia británica



Con un desfile sobre el techo de su cómodo auto Mini Cooper 1976 color lima, Mr. Bean celebró sus 25 años a cuerpo de rey en un recorrido que culminó en la explanada del Palacio de Buckingham en Londres.


El personaje humorístico, creado en 1990 por el actor británico Rowan Atkinson, de 60 años, desfiló el pasado viernes sobre el toldo de su compacto automóvil por Londres hasta llegar a la residencia oficial de la reina Isabel II, como parte una celebración que duró una semana y que culminará con el lanzamiento de la colección en DVD de toda la serie de televisión.


En su trayecto que sorprendió a los transeúntes que paseaban alrededor del monumento histórico, Mr. Bean no prescindió ni de su célebre invento de limpieza, un palo de escoba unido con cinta aislante a otro de fregona, como tampoco de su inseparable compañero nocturno, el osito Teddy.


La celebración fue como en un episodio de Mr. Bean solo que ahora también incluyó al entrañable osito de peluche, y en su camino hasta se detuvo a pedir un helado en un puesto de St. James’s Park para culminar recibiendo regalos y su pastel de cumpleaños en las afueras del Palacio de Buckingham.


Fue un merecido homenaje para un ser de ficción inconcebible, un actor de genio, que tiene medidos y estudiados cada uno de sus ademanes y expresiones para manifestar lo que desea sin decir palabra y provocar la más inesperada hilaridad en el público.


Humor fuera de serie

Hay personas que desprecian el humor físico por ser poco inteligente, pero lo cierto es que hay cierto humor físico (entiéndase de “pastelazo”) que sí puede ser inteligente. Y la prueba está en las comedias de Charles Chaplin, Buster Keaton, Harold Lloyd o El Gordo y El Flaco, por tan solo mencionar algunos. Mr. Bean pertenece a ese género de comedia física fina, inteligente y bien planificada.


El actor británico Rowan Atkinson es el último gran mimo que nos ha dado la profesión, y Mr. Bean es su personaje más inolvidable. Amado por unos y detestado por otros, que probablemente no lo comprenden, ha hecho las delicias de gran parte del público durante el último cuarto de siglo.

Y si uno no acaba con dolor de barriga por la risa que este personaje causa al hacer una maleta, prepararse un sándwich en un parque, ponerse en manos del dentista, acudir a la playa, al cine o a un parque de atracciones, realizar un examen o cualquier otra actividad normal de nuestras vidas, si uno no se maravilla con este trabajo de humor físico, ocurrente y silencioso y cada uno de sus detalles, no nos queda más que darle nuestro más respetuoso y sentido pésame.

Un hombrecillo inglés que provoca auténticos desastres

Fue en 1990 cuando se estrenó la serie que inmortalizaría a este personaje torpe, mezquino, excéntrico e infantil pero sin un pelo de tonto, que lleva su propio nombre, Mr. Bean. En principio, la serie contó con 17 episodios hasta 1995, en los que Mr. Bean lograba sacar de quicio toda una serie de situaciones cotidianas, pero en 2007 y en marzo de este 2015 se le añadieron un par más, “La Boda de Mr. Bean” y “Funeral”, que fueron bastante menos brillantes que los anteriores.


Además, en 1997, apareció su primera película con la que se obtuvo un resultado digno, en ocasiones a punto de descarrilar en el ridículo o la inverosimilitud y reciclando algún sketch de la serie.

En 2007 aparece la segunda película, que lo único que consiguió fue alejarse casi por completo de la esencia de Mr. Bean y de sus sencillas y calamitosas circunstancias, salvo en momentos muy puntuales, para acabar descalabrándose con estrépito.

Muy alabada fue la intervención de Atkinson y su inepto hombrecillo en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Londres en 2012 con una divertida parodia de la película Carros de Fuego (1981).

Entradas populares de este blog

Viaje al Fondo del Mar

Esta serie fue transmitida por la cadena ABC en Estados Unidos del 14 de septiembre de 1964 al 31 de marzo de 1968. Fue realizada por Irwin Allen en 1964 como secuela de la película del mismo nombre que produjo en 1961.

Perdidos en el Espacio

Ésta es una de las series más recordadas de los años 60. Debutó en las pantallas el 15 de septiembre de 1965 por la cadena CBS y constituyó la primera fantasía espacial televisiva de la década. La primer temporada se rodó en blanco y negro y las dos siguientes en color. Con un total de 83 episodios, finalizó el 6 de marzo de 1968.

Los Locos Addams

La serie comenzó a transmitirse por la cadena televisiva ABC en los Estados Unidos el 18 de septiembre de 1964 y duraría 64 episodios -a lo largo de dos temporadas- hasta finalizar el 8 de abril de 1966. Era la competencia directa para la propuesta de la cadena rival, CBS, La Familia Monster. Curiosamente ambas series, La Familia Monster y Los Locos Addams arrancaron con una semana de diferencia y finalizaron con un mes también de diferencia.