Ir al contenido principal

Star Wars la odisea espacial en la que nadie creía (ni siquiera su creador)

La guerra de las galaxias permaneció en la cartelera de Estados Unidos durante un año entero, ganó seis Óscar y recaudó 775 millones de dólares en todo el mundo, una cifra histórica para esa época




Mucha gente pensaba que se trataba de una película de segunda categoría que apenas lograría cubrir los gastos de producción.


Es uno de los grandes éxitos de la historia de Hollywood, pero nadie apostaba por Star Wars cuando se estrenó su primer episodio en 1977, ni siquiera su creador, George Lucas. Nadie podía prever el increíble éxito y el fenómeno cultural que provocó la saga espacial, pero en cuanto se estrenó todo el mundo se enamoró de ella.


Mucha gente pensaba que se trataba de una película de serie B que apenas lograría cubrir los gastos de producción. El estudio 20th Century Fox se lo pensó mucho antes de poner sobre la mesa cerca de 8 millones de dólares de presupuesto, además, consideraba proyectar el film en pocas salas de cine del país.


Era tan poco el entusiasmo del estudio que, sin pensarlo dos veces, concedió a Lucas los derechos de los productos derivados. Los amigos del cineasta tampoco le dieron mucho crédito tras verla en una proyección privada.


La proyección privada fue desmotivante. Muchos le preguntaron si la película funcionaría económicamente. Entre tantos pesimistas, solo una persona apostó por la imaginación de Lucas, el cineasta Steven Spielberg, quien le dijo: “Es increíble, será un gran éxito de taquilla”.


Pero Lucas acabó creyendo a los que anunciaban que sería un auténtico fracaso. Por eso prefirió estar de vacaciones en Hawai para el estreno de La guerra de las galaxias el 25 de mayo de 1977.


Por su poca fe en sí mismo, Lucas terminó perdiéndose uno de los estrenos más recordados en la industria del entretenimiento.


“Fue increíble. Desde la primera escena, todo el mundo gritó de emoción”, declaró en su tiempo uno de los asistentes al estreno sobre el ambiente que se respiraba en un cine de Los Ángeles.


Miles de personas se agolparon a las puertas de los cines, provocando interminables colas de fans que salían de las salas y volvían a esperar su turno para ver de nuevo el film.


La guerra de las galaxias permaneció en la cartelera de Estados Unidos durante un año entero, ganó seis Óscar y recaudó 775 millones de dólares en todo el mundo, una cifra histórica para esa época. Desde entonces, las dos trilogías llevan recolectadas más de 4,400 millones de dólares.


El inicio de la tercera trilogía con El despertar de la fuerza convertirá a esta franquicia en el campeón indiscutible de la taquilla.


Cómo fue el origen de Star Wars

Corría el año 1977 y un joven llamado George Lucas estaba tirado boca abajo sobre la arena, vestido solamente con un short, rodando uno de los caprichos cinematográficos más audaces del cine hasta el momento. El proyecto –no lo sabía Lucas en ese instante– terminaría por cambiar la forma de pensar la narrativa de ciencia ficción en el séptimo arte, y plantaría la semilla de una saga titánica cuyo crecimiento todavía sigue sorprendiendo.


Es justo reconocer que el mérito es del director y sólo suyo. Los mismos actores lo han contado infinidad de veces. Por ejemplo, Anthony Daniels, que interpretó a C-3PO (el robot dorado de voz aflautada) relató que la primera escena que leyó en el guión para su personaje le pareció tan absurda que pensó que el proyecto apenas si pasaría de una película de segunda categoría.

Steven Spielberg - George Lucas
Pero ocurrió todo lo contrario. George Lucas se las ingenió para resolver de manera nunca antes vista todos aquellos desafíos que se había propuesto. Y el guión, que parecía incongruente y pretencioso, resultó ser una compleja pieza de ingeniería narrativa a largo plazo, apenas una sexta parte de un proyecto que se completaría con paciencia, y que comenzaría a rodarse por el episodio IV.


Vamos por partes

La caprichosa numeración de la saga Star Wars responde, según lo expresara el mismo Lucas, a que la tecnología de la época no acompañaba las necesidades narrativas que demandaba la historia. Eso le suma una cuota de epopeya cinematográfica todavía más loable al trabajo del director, quien sabiendo imposible comenzar por el principio, decidió hacer sonar el disparo de largada en el cuarto episodio en 1977, con la esperanza de rodar más adelante, en un futuro lejano, la precuela de su proyecto.


Mientras tanto, George Lucas se despachó con tres entregas (El imperio contraataca, en 1980 y El retorno del Jedi en 1983). ¿Por qué el primero, de 1977 (en rigor, episodio IV), fue el más celebrado? La razón es sencilla: porque cumplió con los requisitos de todo clásico del cine que genera un quiebre, que propone una forma nueva de ver y pensar la narrativa cinematográfica, porque con su aporte consigue romper paradigmas y moverle la vara de medición a los espectadores y a la crítica.


El episodio IV de Star Wars pasaría a ser, desde el momento mismo de su estreno y hasta la fecha, el inicio de una nueva era en el séptimo arte.




Entradas populares de este blog

Viaje al Fondo del Mar

Esta serie fue transmitida por la cadena ABC en Estados Unidos del 14 de septiembre de 1964 al 31 de marzo de 1968. Fue realizada por Irwin Allen en 1964 como secuela de la película del mismo nombre que produjo en 1961.

Los Locos Addams

La serie comenzó a transmitirse por la cadena televisiva ABC en los Estados Unidos el 18 de septiembre de 1964 y duraría 64 episodios -a lo largo de dos temporadas- hasta finalizar el 8 de abril de 1966. Era la competencia directa para la propuesta de la cadena rival, CBS, La Familia Monster. Curiosamente ambas series, La Familia Monster y Los Locos Addams arrancaron con una semana de diferencia y finalizaron con un mes también de diferencia.

Perdidos en el Espacio

Ésta es una de las series más recordadas de los años 60. Debutó en las pantallas el 15 de septiembre de 1965 por la cadena CBS y constituyó la primera fantasía espacial televisiva de la década. La primer temporada se rodó en blanco y negro y las dos siguientes en color. Con un total de 83 episodios, finalizó el 6 de marzo de 1968.