Ir al contenido principal

El día que Netflix entró en mi salón… y acabó con la tele


Era imposible permanecer ajeno a Netflix. Tantos años oyendo a los estadounidenses en Twitter hablar de las bondades del servicio, las múltiples series y estrenos exclusivos… Su llegada a Latinoamérica supuso un antes y un después en la forma de ver la televisión en nuestros países, pero ¿hasta qué punto?


Realmente en este tórrido idilio todo resultó muy fácil desde el comienzo: darse de alta no podía resultar más fácil y en un par de clics ya me encontré disfrutando del primer mes gratuito. “Bah, me doy de baja al final del mes y listo”, me dije, incauto de mí. Pero pronto comencé a caer rendido a los encantos de este nuevo formato de televisión.

Amor a primera vista

Sería fácil pensar que el verdadero responsable del flechazo era el contenido de la firma estadounidense, o lo que es lo mismo, su descomunal catálogo, pero en mi caso lo que cambió todo fue que me implicaba una nueva forma de consumir televisión: ya no había que estar mirando el reloj para no perderse una serie o tragarse los anuncios. La ventaja de este gigante estadounidense es además su omnipresencia, y es fácil encontrar aplicaciones que potencien aún más su utilidad.


Como podrá suponer el lector, no pasó mucho tiempo antes de que únicamente terminara viendo Netflix en mi televisor y me olvidara de los viejos canales de TV abierta y aun los de cable.

Sayonara, televisión de antes

Sí. Cada vez descubrí que espaciaba más las emisiones de televisión convencionales, que poco a poco se limitaron a las noticias y algún que otro especial. Y surgió la duda ¿era mi caso aislado o generalizado? Mis investigaciones me sacaron rápidamente de mis reflexiones existenciales al citar datos empíricos que ponían cifra al fenómeno: los clientes de Netflix veían hasta un 42% menos la programación convencional. Vamos, un auténtico jaque mate para la programación de toda la vida. Ese estudio que encontré destacaba también otro elemento fundamental: el cambio generacional existente, que motiva que los más jóvenes sean ya consumidores únicos de este tipo de formato y la televisión convencional quede para los veteranos del hogar.

Es un hecho, no es solo en mi caso que Netflix ha comenzado a desplazar a la televisión de antes y sigue imparable  sumando registros récord en aquellos países en los que se va instalando. Netflix, qué bueno que nos conocimos…nunca te voy a dejar.

Entradas populares de este blog

Perdidos en el Espacio

Ésta es una de las series más recordadas de los años 60. Debutó en las pantallas el 15 de septiembre de 1965 por la cadena CBS y constituyó la primera fantasía espacial televisiva de la década. La primer temporada se rodó en blanco y negro y las dos siguientes en color. Con un total de 83 episodios, finalizó el 6 de marzo de 1968.

Viaje al Fondo del Mar

Esta serie fue transmitida por la cadena ABC en Estados Unidos del 14 de septiembre de 1964 al 31 de marzo de 1968. Fue realizada por Irwin Allen en 1964 como secuela de la película del mismo nombre que produjo en 1961.

Los Locos Addams

La serie comenzó a transmitirse por la cadena televisiva ABC en los Estados Unidos el 18 de septiembre de 1964 y duraría 64 episodios -a lo largo de dos temporadas- hasta finalizar el 8 de abril de 1966. Era la competencia directa para la propuesta de la cadena rival, CBS, La Familia Monster. Curiosamente ambas series, La Familia Monster y Los Locos Addams arrancaron con una semana de diferencia y finalizaron con un mes también de diferencia.